Alessandro Volta: Una pila de vida

Alessandro Volta

Hoy podemos encontrar pilas y baterías en muchos de los dispositivos que nos rodean. La mayoría de ellas no difieren mucho de las originales creadas por el protagonista de esta historia. Para más datos, la unidad de medida de la diferencia de potencial eléctrico, el Volt, recibe esa denominación en honor a Volta, el inventor de la pila.

Alessandro Volta, o Conde Alessandro Giuseppe Antonio Anastasio Volta, físico y pionero en los estudios de la electricidad, nació en Como, Lombardía, Italia, el 18 de febrero de 1745, en el seno de una familia de nobles. Hijo de Felipe Volta y de la condesa María Magdalena Inzaghi, A los siete años falleció su padre y la familia tuvo que hacerse cargo de su educación. Desde muy temprana edad se interesó en la física y a pesar del deseo de su familia de que estudiara la carrera jurídica, él se las ingenió para estudiar ciencias.

Alessandro Volta, o Conde Alessandro Giuseppe Antonio Anastasio Volta, físico y pionero en los estudios de la electricidad

 En 1773 contrajo matrimonio con Teresa Peregrini, con la que tuvo tres hijos. Al año siguiente pasó a ser profesor de física de la Royal School de Como. En 1775 inventó el electróforo, un dispositivo con el que podía producir corriente estática. En 1778, interesado por la composición de los gases, descubrió y aisló el gas metano o gas de los pantanos. Ese descubrimiento le abrió las puertas de la fama dentro de la comunidad científica de la época y le dio la oportunidad de conocer y relacionarse con otros científicos. Al año siguiente lo nombran catedrático de física experimental de la Universidad de Pavia.

En 1778, interesado por la composición de los gases, descubrió y aisló el gas metano o gas de los pantanos.

A fines del siglo XVIII no se sabía casi nada sobre de la electricidad y su estudio se centraba casi exclusivamente en la electricidad estática. En 1780 Luigi Galvani, científico y profesor de anatomía de la Universidad de Bolonia, en Italia, descubrió que al conectar dos metales diferentes en el muslo de una rana, se generaba una pequeña corriente eléctrica que se podía medir. Cuando en 1791 se publicaron los resultados de sus experimentos para obtener “electricidad animal”. A raíz de los experimentos de Galvani se creía que solo se generaba una corriente eléctrica si dos metales diferentes se ponían en contacto mediante un tejido animal, pero Volta se propuso encontrar otras alternativas que le permitieran obtener electricidad sin utilizar tejido animal y demostró que no hacía falta dicho tejido.

 

La pila voltaica

A partir de 1794 comenzó a experimentar con diferentes tipos de metales en sustitución de los componentes orgánicos y en 1800 construye el primer aparato para producir corriente eléctrica permanente, con dos barras de metal cubiertas por paños húmedos y sumergidas en una solución de agua y ácido.

A partir de 1794 comenzó a experimentar con diferentes tipos de metales en sustitución de los componentes orgánicos y en 1800 construye el primer aparato para producir corriente eléctrica permanente, con dos barras de metal cubiertas por paños húmedos y sumergidas en una solución de agua y ácido.

Mediante las múltiples pruebas que realizó pudo determinar que los metales más apropiados para esa función eran el zinc y la plata (que posteriormente sustituiría por cobre). El siguiente paso fue experimentar lo qué ocurriría si conectaba varios vasos entre sí. Debido a que con salmuera líquida era engorroso realizar esos experimentos, ideó la alternativa de impregnar cartón con la salmuera, sustituyendo posteriormente ese material por un paño empapado también en salmuera, emparedándolo entre los dos metales, para formar una celda. De esa manera pudo unir varias entre sí, colocándolas unas encima de las otras, hasta formar una batería de celdas conectadas en serie. Continuó perfeccionando este invento formando una columna o pila con discos de cobre y cinc dispuestos por parejas, en la que cada par está separado del siguiente por un disco de cartón impregnado de la solución salina. Cuando los extremos de esa “torre” se unían mediante un cable, se producía un flujo de corriente eléctrica que, por primera vez en la historia, era constante.  

La fama de su hallazgo fue tal que en 1801, el físico efectuó ante Napoleón una demostración del funcionamiento de su pila.

La fama de su hallazgo fue tal que en 1801, el físico efectuó ante Napoleón una demostración del funcionamiento de su pila. El emperador reconoció su aportación a la ciencia otorgándole el título de conde, nombrándolo senador de Lombardía y otorgándole la Medalla de Oro al Mérito Científico. En 1815, tras la caída del régimen napoleónico, el Gobierno Imperial de Viena lo designó director de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Padua. También fue invitado a formar parte de la prestigiosa  Royal Society de Londres. En su honor, la unidad de medida de la diferencia de potencial eléctrico se denomina voltio, y un cráter de la Luna lleva su apellido.

 

Una pila de vida

Gracias al invento de Volta, los físicos pudieron empezar a trabajar con corrientes eléctricas que podían establecer y cortar a voluntad. También se podía aumentar o disminuir la corriente añadiendo o retirando discos. Poco tiempo después, otros investigadores descubrieron que la corriente eléctrica procedente de estas pilas se podía utilizar para descomponer el agua en hidrógeno y oxígeno; una posibilidad que, por sus aplicaciones, abría un campo más de investigación para la ciencia.

Gracias al invento de Volta, los físicos pudieron empezar a trabajar con corrientes eléctricas que podían establecer y cortar a voluntad. Tambien se podía aumentar o disminuir la corriente añadiendo o retirando discos.

Volta también perfeccionó el eudiómetro para la investigar mezclas gaseosas, fabricó gas para el alumbrado, se anticipó a Gay-Lussac en la determinación del coeficiente de dilatación térmica e introdujo el cultivo de la papa en Lombardía.

Recibió distinciones de Napoleón y del emperador de Austria, que lo nombró en 1815 director de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Padua. Desde 1881 se llama Voltio a la unidad de potencial eléctrico.

La Central termoeléctrica  Alessandro Volta  Centrale propiedad de la compañía ENEL localizada en la Comuna di Montalto di Castro, Italia.

La Central termoeléctrica  Alessandro Volta  Centrale, propiedad de la compañía ENEL, localizada en la Comuna di Montalto di Castro, Italia.

 

El Tempio Voltiano

El Templo Voltiano es un museo científico italiano ubicado en Como, cerca del Lago de Como. Fue inaugurado en 1928 para conmemorar el primer centenario de la muerte del físico italiano y alberga una exposición permanente dedicada a la memoria de Alessandro Volta, Se trata de un edificio de arquitectura neoclásica de columnas de mármol y suelos de mosaico, en el que se encuentra una gran colección de papeles de Volta, cartas, dibujos e instrumentos, incluyendo su pila voltaica.

El Templo Voltiano es un museo científico italiano ubicado en Como, cerca del Lago de Como.

Gran parte del instrumental original de Volta fue destruido a causa de un incendio de origen eléctrico en 1899 durante una exposición sobre su trabajo. Por esto, el Tempio Voltiano de Como contiene el equipo original que sobrevivió al desastre y reproducciones hechas a principios del siglo XX. De los 200 instrumentos de Alessandro Volta existentes, menos de la mitad son originales, pero el museo es, sin embargo, un enorme testamento de su vida y de su trabajo.

De los 200 instrumentos de Alessandro Volta existentes, menos de la mitad son originales, pero el museo es, sin embargo, un enorme testamento de su vida y de su trabajo.

El museo también tiene pinturas de Volta, así como su gran colección de libros que incluyen una copia de 1767 de ‘Historia de la Electricidad’, de Joseph Priestley.

 

 

Información relacionada

Más antigüedad eléctrica

Georg Simon Ohm Ω

Luigi Galvani y la “electricidad animal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.