Energías alternativas
Greenpeace presentó el informe [R]evolución energética

El plan fue presentado en Buenos Aires por un experto internacional de la organización. Propone promover la instalación de empresas productoras de energía eólica y solar, para reemplazar los hidrocarburos, que se agotarán en poco tiempo.
La [R]evolución energética es un informe elaborado en forma independiente que aporta un plan de acción para reducir a la mitad las emisiones globales de dióxido de carbono, al mismo tiempo que se incrementa el consumo de energía para el año 2050.
“La Argentina enfrentará una crisis de enormes proporciones en la próxima década, a menos que cambie radicalmente su política energética”, afirma un documento de Greenpeace, que lleva la firma de Sven Teske, su principal experto internacional en energías renovables. Por primera vez para nuestro país, la entidad ambientalista dio a conocer una propuesta integral que permitiría pasar de la dependencia de los combustibles fósiles a fuentes de energía no contaminantes como la eólica y la solar. “No pedimos plata del Estado”, afirmó el especialista de Greenpeace, sino un sistema que permita insertarse en el mercado a las empresas dedicadas a energías renovables. El proyecto se inscribe en la idea de que la mejor estrategia para enfrentar la crisis climática global es pasar a formas de generación de energía que sean sustentables en términos ambientales, pero también en el orden económico.

La [R]evolución energética es un informe elaborado en forma independiente que aporta un plan de acción para reducir a la mitad las emisiones globales de dióxido de carbono, al mismo tiempo que se incrementa el consumo de energía para el año 2050.


“En cada país, hemos establecido vinculación con una organización científica local, que en la Argentina es la Universidad de Buenos Aires, a través de su Facultad de Ingeniería”, contó Sven Teske, director de la Campaña de Energías Renovables de Greenpeace, quien visitó la Argentina para impulsar el proyecto “Revolución Energética”, por el cual la entidad ambientalista propone revertir la crisis climática mediante el desarrollo de energías alternativas. El experto se reunió también con las cámaras de empresas dedicadas a desarrollar estas fuentes de energía.
Teske sostuvo que “la energía eólica –que permite generar electricidad a partir del viento– es la primera opción: ya es económicamente competitiva con respecto a los hidrocarburos” y destacó la “gran capacidad de generación de energía eólica que tiene la Argentina, especialmente en el sur del país”.
“No pedimos plata del Estado”, subrayó Teske. Más bien lo requerido es “un marco que disponga precios fijos para el kilovatio/hora por un lapso prolongado, para hacer posibles las inversiones. En España se lo ha establecido para un lapso de 20 años”. El criterio sería “llegar a contar con muchas empresas descentralizadas de generación eléctrica”. El especialista observó que “una central eólica requiere poca inversión inicial y, a lo largo de los años, no tiene absolutamente ningún costo en combustible”.
El proyecto de Greenpeace está contenido en un extenso documento, que diagnostica: “La matriz energética argentina depende extremadamente de los combustibles fósiles: un 90 por ciento de la energía consumida proviene del petróleo y el gas natural. Como estos recursos se están agotando a paso acelerado, la situación energética es muy frágil. La Argentina enfrentará una crisis de enormes proporciones en la próxima década, si su política energética no experimenta un cambio radical. El país se dirige hacia una fuerte dependencia de combustibles fósiles importados, lo cual pondrá la economía en una situación altamente vulnerable”.

Sven Teske es el director de la Campaña de Energías Renovables de Greenpeace.


El documento advierte que “actualmente la Argentina importa gas natural y fuel oil para aliviar la falta de gas natural doméstico en invierno. Esta situación tiende a empeorar en el corto plazo. El Estado viene recurriendo a un monto creciente de subsidios para preservar costos y tarifas que no reflejan la realidad económica y ambiental del sector energético. El uso de subsidios para las tarifas de energía ha tenido un doble efecto perverso: por una parte, benefició a los sectores de más alto consumo, es decir, los de mayores ingresos; por otra parte, alentó el sobreconsumo, agravando los problemas de abastecimiento y ambientales”. En cambio, plantea la organización ambientalista, “a medida que los combustibles fósiles sean eliminados, será necesario proteger a aquellos sectores sociales más vulnerables a los aumentos de los precios”.
Juan Carlos Villalonga, director de Greenpeace Argentina, observó que “las nuevas tecnologías, para insertarse en el mercado, deben competir con el gas y el petróleo, que han sido enormemente subsidiados durante décadas. En la Argentina, y en realidad en todos los países, el desarrollo petrolero fue financiado por el Estado: las grandes compañías vinieron después”.
El informe de Greenpeace sostiene que “luego de décadas de avances tecnológicos, las energías renovables están maduras y listas para poder ser utilizadas a gran escala”. Según Teske, en el mundo “hay un mercado creciente para las energías renovables: desde principios de este siglo, el volumen de mercados se duplica cada dos años; el año pasado llegó a los 100.000 millones de dólares y generó un millón y medio de puestos de trabajo sólo en generación de electricidad. La energía eólica es la de más rápido crecimiento a nivel mundial, y ya superó en este orden al gas natural: en Estados Unidos y en Europa, la cantidad de centrales eólicas de generación de electricidad construidas por año ya superó a las centrales a gas”.


La [r]evolución Energética

Para cumplir con el objetivo de no superar los 2° C de aumento de la temperatura global se exige, por lo menos, una [r]evolución energética. La clave de esta revolución será un cambio en la forma de producción de la energía, su distribución y consumo.

Los cinco principios que implican este cambio son:

-Puesta en práctica de soluciones renovables, especialmente con sistemas energéticos descentralizados.
-Respeto de los límites naturales del medio ambiente.
-Desmantelamiento de fuentes de energía sucia y no sostenible.
-Mayor equidad en el uso de los recursos.
-Desacoplamiento del crecimiento económico del consumo de los combustibles fósiles.

La clave de esta revolución será un cambio en la forma de producción de la energía, su distribución y consumo.

Los sistemas descentralizados de energía, donde se producen electricidad y calor cerca del uso final, evitan el derroche actual de energía durante su conversión y distribución.
Estos serán el centro de la [r]evolución Energética, como también lo será la necesidad de proporcionar electricidad a los dos mil millones de habitantes del mundo que todavía tienen denegado el acceso a ella.
Para hacer realidad la [r]evolución energética y evitar los peligros del cambio climático, Greenpeace exige al sector energético:

-Poner fin a todas las subvenciones a los combustibles fósiles y a la energía nuclear.
-Establecer objetivos de cumplimiento obligatorio para las energías limpias.
-Otorgar beneficios definidos y estables a los inversores en energías limpias.
-Garantizar el acceso prioritario a la red para los generadores de energías limpias.



Sven Teske

Ingeniero de la Universidad de Wilhelmshaven, Alemania, Teske es director de la Campaña de Energías Renovables de Greenpeace desde 1994 y autor de más de treinta informes sobre energías limpias.
Desde enero de 2009, Teske lleva adelante el Informe especial sobre energías renovables para el IPCC (Panel intergubernamental sobre cambio climático) que será publicado a fines de 2010. Además, es asesor científico para la Unidad de Energía de Greenpeace Alemania y responsable del desarrollo de las campañas de energías renovables de Greenpeace Alemania.

Ingeniero de la Universidad de Wilhelmshaven, Alemania, Teske es director de la Campaña de Energías Renovables de Greenpeace desde 1994 y autor de más de treinta informes sobre energías limpias.


Es también Fundador de Greenpeace Energy, la única cooperativa de energía en Alemania, que hoy emplea a 40 personas y provee a 80 mil usuarios en Alemania y Luxemburgo con energía limpia.
Entre sus trabajos más destacados se cuentan “Generación Solar” y “Perspectiva global de la Energía eólica”.
Teske se encuentra realizando una gira mundial presentando la propuesta de Greenpeace, frente a la necesidad de garantizar la seguridad energética, controlar la contaminación provocada por la quema de combustibles y detener al desafío inminente que suponen los efectos producidos por el cambio climático, que requiere la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.


Leer el informe [R]evolución energética

El informe de Greenpeace sostiene que “luego de décadas de avances tecnológicos, las energías renovables están maduras y listas para poder ser utilizadas a gran escala”.



Fuentes: Página/12Greenpeace Argentina




Gordon Brown: “Revolución verde para la recuperación”
UL crea el mayor laboratorio solar de Estados Unidos
Mayor demanda eléctrica

 

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.